Mi historia con la piratería

2 comentarios

Mis comienzos con la piratería se dieron en la época de Nintendo DS. Mi madre no tenía dinero para comprarme todos los juegos que yo queria jugar y yo le comenté que existían unos cartuchos en los que podías meter mediante una MicroSD los juegos que quisieras. Así que me compró uno y con eso no solamente pude jugar a esos juegos gratis, sino que podía hacerlo también antes de tiempo. Esto me ayudo con mi colaboración en algunas webs de Pokemon como Pokexperto (fui la primera persona en tener la tarjeta de entrenador negra en Diamante y Perla) o PkStation (con las novedades de Platino).
Sin embargo, en la medida de lo posible yo iba comprando algunos juegos que me gustaban mucho, aunque la mayoría de veces ni los jugaba. Ese es el caso de Pokémon Platino, que al haber empezado ya la partida en la ROM ni siquiera llegué nunca a poner el cartucho en la consola (aunque sí que desprecinté la caja, no me gusta guardar cosas precintadas).
En esa época comencé a trabajar en la Revista Oficial Nintendo, dónde era esencial poder jugar antes de tiempo a los juegos porque una revista física mensual trabaja con tiempos muy ajustados. Iluso de mí, yo pensaba que ellos mismos se encargaban de facilitarte este trabajo, pero nada más lejos de la realidad. En el mejor de los casos podrías ir a sus oficinas a probar el juego durante un rato, pero viviendo yo en Badajoz por entonces aquello no era viable. Así me tuve que usar en mi propio beneficio aquello de poder jugar a los juegos antes de tiempo en aquel flashcart.
El problema llegó cuando hubo que dar el salto a 3DS. Recuerdo que yo ni tenía la consola cuando me ofrecieron mi primer juego a analizar, pero aquello me sirvió de excusa para comprarla (no creas que por trabajar para Nintendo te la van a ni siquiera a prestar). En un principio no hubo mucho problema con no poder piratear la 3DS, pues los juegos de Pokémon (en los que yo me centraba) salían a la vez en todo el mundo. Sin embargo, con Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa esto dejó de ser así y en Europa sufrimos un retraso de una semana con respecto al resto del mundo que me haría imposible entregar la guía en fecha. Solicité un código de descarga del juego, pues sabía que tenían porque a los Youtubers se los habían dado… Pero no, no había código de descarga para mí.
¿Mi solución? Tuve que comprarme una 3DS en versión 4.5 y una Gateway para poder jugar una semana antes a Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa. No encontré demasiada documentación sobre cómo modificar la 3DS y decidí hacer tutoriales sobre ello para facilitar el camino al resto. Ese fue el comienzo de mi canal de Youtube y ese fue el final de mi colaboración en la Revista Oficial Nintendo.
author

Autor: Hirobyte

Entrenador Pokémon como profesión con la que pago la carrera de Ingeniería Informática. Siempre luchando por conseguir el futuro que me gustaría tener.

2 comentarios :