Sentimientos máquina

0 comentarios
Las máquinas no tienen sentimientos, sólo pueden ser programadas para simularlos. Sí, recientemente hemos visto cómo incluso los muñecos lloran gracias a esta magia de simular sentimientos, pero realmente el muñeco no siente nada, simplemente expulsa agua por sus ojos cuando se activa cierto mecanismo. Por mucho que evolucione la inteligencia artificial que estoy empezando a estudiar este mismo año, una máquina no puede ni acercarse a comprender lo que puede sentir un ser racional. Aunque, muchas personas tampoco son capaces de comprender lo que sienten los demás. Sí, me estoy refiriendo a la empatía.

La empatía es la identificación mental y afectiva que tenemos con el estado de ánimo de otra persona, es decir, saber ponernos en el lugar de otra persona e imaginar de forma bastante acertada lo que puede llegar a estar sintiendo ante una determinada situación. Sí, cada persona reacciona de una forma diferente ante una misma situación, incluso una misma persona reacciona de forma diferente ante una situación según su estado de ánimo y las cosas que tenga en su cabeza, pero siempre podemos llegar a hacernos una idea, porque el ser humano tiene en mayor o menor medida la capacidad de empatizar con otro ser.

Sin embargo, el hecho de que todos seamos diferentes, hace que a veces no calculemos del todo bien cómo puede reaccionar otra persona, porque no lo haría de la misma forma que nosotros. Hay personas que no se ven demasiado afectadas por sus sentimientos, que son heridas tan fácilmente por las palabras, que simplemente les importa lo que ellos mismos vean ante el espejo, y que les da igual si están solos o rodeados por otras personas. Yo no soy de esas personas, yo soy una persona que se ata muy fácilmente a los sentimientos, ya sea a una amistad o una relación de amor, no puedo soportar que se rompa como si nada y verme obligado a no saber nada de esa otra persona sólo porque esa persona no quiera saber de mí. Lo peor es que esto suele pasar de forma brusca, sin que ni siquiera lo veas venir, y se te obliga a buscar una sustituto para algo que en la mayoría de los casos es insustituible. Sí, es entonces cuando la mayoría de personas acaban tirando del alcohol o de otras drogas. Yo suelo tirar del azúcar, que también es una droga a mi modo de ver y que también tiene sus efectos contra la salud.

Es verdad que en muchas ocasiones no se puede poner un final progresivo a una relación, pero hay que intentar ponerse en el lugar de la persona a la que dejas abandonada y pensar que quizás lo pasará mal por todo esto y que un simple abrazo o unas palabras de apoyo pueden hacer mucho más de lo que puedes llegar a pensar. Las personas no somos máquinas que tengamos un botón que nos haga eliminar recuerdos y generar otros nuevos, o cambiar los roles de las personas que nos rodean. Al igual que no puedes odiar fácilmente a un gran amigo a no ser que se porte muy mal reiteradamente o que te haga algo muy grave, tampoco es fácil dejar de amar a una persona por el simple hecho de que ella ya no te ama. Los sentimientos son generalmente algo muy poderoso que cuesta eliminar.
author

Autor: Hirobyte

Entrenador Pokémon como profesión con la que pago la carrera de Ingeniería Informática. Siempre luchando por conseguir el futuro que me gustaría tener.

0 comentarios :