Mi opinión sobre Madrid Games Week 2018

Las expectativas que tenía ante esta nueva feria del videojuego en España eran bastante altas debido a la gran cantidad de futuros lanzamientos que serían jugables, y lo cierto es que han cumplido con creces lo que esperaba. Creo que podemos afirmar que hemos estado ante una de las mejores ferias del videojuego de Madrid, o incluso ante la mejor de ellas. Después de dos horribles Madrid Gaming Experience, la MGW ha vuelto por todo lo alto.

Nada más entrar en el pabellón 12 de IFEMA podías encontrarte a la derecha con el stand de Nintendo y a la izquierda  el de Xbox, compitiendo ampli contra ampli por ver quién atraía mejor al público. Para ello Xbox apostó lamentablemente por Fornite, mientras que Nintendo lo dio todo con Super Smash Bros Ultimate. No sabría decir cuál de los dos ganó, pues Xbox reunía también a mucha gente para hacer el ridículo imitando los bailes de Fornite, pero lo que está claro es que el público de Nintendo jugando al Smash Bros era de una media de edad bastante más alta.

En el stand de Nintendo el otro gran destacado fue Pokémon Let`s Go, con una larga cola que se veía penalizada con la duración de 10 minutos que tenía la demo y el tiempo que tardaba la azafata en enseñarte cómo colocarte y usar la Pokéball Plus. Por suerte en algunos casos entraban de dos en dos, aunque uno de los jugadores apenas pudiese jugar porque el multijugador de Pokémon Let’s Go es algo tan anecdótico como el de Super Mario Galaxy o el más reciente Super Mario Odyssey… El juego era lo que cabría esperar de él, podrías durante la demo dar vueltas pro el Bosque Verde mientras te atacaban los Pokémon salvajes y combatías con algunos entrenadores. Gráficamente si acaso fue donde me decepcionó un poco notándose algunos píxeles en las sombras. La bolita era pequeña y algo incómoda para largas sesiones de juego, pero muy útil para llevarla como segundo mando por ahí.

Como atractivos menores en Nintendo teníamos Starlink con el Arwing de Fox McCloud, un lugar donde nunca había nadie jugando y donde podrías probar esta imitación de No man’s Sky que nos trae Ubisoft. Para mí si no fuese por Fox, el juego no tendría demasiados alicientes, pero si te gustó No man’s Sky puede llegar a gustarte éste. Luego también tenías novedades recientes como Nintendo Labo, Super Mario Party, Bayonetta, la Octoexpansión de Splatoon 2 e incluso Fornite.

En el stand de Xbox los principales atractivos exclusivos eran Ori and the Will of the Wisps y Forza Horizon 4, aunque donde más colas se formaban era para probar el tan esperado Kingdom Hearts 3. Una llave espada de más de 5 metros te indicaba el lugar donde podrías jugar a los mundos de Hércules y Toy Story, aunque sólo te daría tiempo a jugar a uno de ellos en cada sesión de juego, necesitando 3 sesiones para verlo todo. ¿Por qué tres? Porque el mundo de Toy Story tiene muchísimas cinemáticas, y si te parabas a verlas todas se te pasaba la sesión de juego sin haber llegado a jugar nada. Así que una de las sesiones sería para ver los vídeos y otra para saltarlos y avanza en la historia. El juego gráficamente se nota que no es de lo mejor, pero cumple bastante bien.

Otro stand que teníamos por allí era el de Namco Bandai, quien llevó varios juegos aún no lanzados. Aunque personalmente sólo hablaré de Jump Force y Taiko porque no probé el nuevo de One Piece. Jump Force es un juego del que no esperaba gran cosa más allá de gráficos, y me sorprendió gratamente. Jugablemente recuerda mucho a los Dragon Ball Tenkaichi o a los Xenoverse, pero gráficamente dista mucho de ellos apostando mucho por el realismo. Los controles son bastante sencillos, llegando a hacer los ataques especiales simplemente manteniendo pulsado el botón de recarga de energía y pulsando un simple botón, ni medias lunas ni nada complicado. Eso sí, tiene detalles muy curiosos como que Goku se transforme en Super Saiyan al hacer la Genkidama y se quede ya el resto del combate transformado (sólo es algo estético). Taiko por otro lado cosechó mucho más éxito del que podrían haber esperado, aunque sólo tenían un juego y un tambor, y quizás hubiese estado bien sacar partido a sus funciones multijugador fomentando el pique entre amigos en la feria.

Una vez pasabas al pabellón 14 es cuando realmente alucinabas. Prácticamente todo el pabellón era de PlayStation, quien había apostado por una decoración increíble. Una cancha de baloncesto a tu derecha para presentar NBA 2K19, una habitación gigante con una llave espada de tamaño real para presentar el mundo de Toy Story de Kingdom Hearts 3, imitación de paredes de ladrillo con carteles de Osborn y chicas repartiendo el Daily Bugle para presentar Spiderman… Una gozada aparentemente. Hasta que llegar el momento de querer jugar. A diferencia de otros stans en los que te controlan el tiempo de juego, las azafatas de PlayStation estaban bastante distraídas en los casos en los que existían, haciendo que la gente tardase incluso media hora en dejar paso al siguiente en la consola. Lo pasé realmente mal esperando para poder jugar a Resident Evil 2, que era para mí el principal atractivo del stand (aunque lo que realmente más éxito tuviese fuese el Call of Duty Black Ops 4). Eso sí, el Resident Evil 2 pinta realmente bien, todo lo que cabría esperar de un Resident Evil de los antiguos adaptado a los tiempos de ahora, no como ese Resident Evil 7 que apostaba por una línea muy diferente de terror.

El resto del pabellón 14 estaba dedicado a las tiendas de manga típicas que encontramos en cualquier salón, no eran muchas pero tenían contenido bastante variado e interesante para los jugadores como figuras de personajes de algunos videojuegos. No desentonaba tanto como otros años. El pasillo que conectaba los pabellones 12 y 14 estaba centrado en la Realidad Virtual y tenía un foro donde algunos desarrolladores daban charlas sobre técnicas que empleaban. Todo esto en un escenario bastante pequeño, al igual que era muy pequeño el escenario principal de la MGW. Quedaban muy pobres al lado de los grandes escenarios que montaban las ligas de eSports, algo que no me atrae demasiado y de lo que no podré hablar en mucho detalles. Sólo os diré que había un pabellón superior al 14 (el 14.1) que estaba centrado solamente en esto y en el mundo Retro (tiendas de juegos y consolas antiguas, así como recreativas). Los escenarios de eSports eran tan grandes que competían de tú a tú con el de PlayStation, quien nuevamente había conseguido el escenario más grande para su Gran Turismo.

Si tengo algo que criticar de la feria es la falta de merchandising gratuito, lo máximo que podías llegar a conseguir eran piruletas, chupachups y palotes (el evento estaba patrocinado por Fiesta). Si tenías suerte te llevabas un póster de Ori y Forza en el stand de Xbox o 14 días gratis de Game Pass también en el stand de Xbox (aunque el que los daba parecía creerse que eran de Xbox Live Gold). Eché de menos póster de los grandes destacados de la feria, como KH3, RE2, Jump Force, Pokémon, Smash Bros…Eso sí, si hacías cola podías conseguir una bolsa que servía a su vez de mochila de The Arrow con un pin de superhéroe de DC. Daban 50 bolsas cada hora o así y la gente se mataba por conseguir una.

Espero que el siguiente año sea igual o mejor, y yo personalmente espero que siga siendo en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *